Foro / Peliculas / Series / Fan-Fics / Informes / Promenade

 

Accede desde el celularSuscribite al RSS Entra a nuestro grupo en Facebook Seguinos en Twitter
  
logo
El Escape

Los profetas nos guiaban. Mientras estuviéramos libres tendríamos esperanzas. Nuestro grupo había escapado de las garras de los cardasianos en el campo de trabajo 41547. La ayuda estaba lejos y la creciente resistencia en mi planeta natal no sabría de nosotros en mucho tiempo.

Nuestra cultura de medio millón de años se estaba reduciendo a escombros gracias al dominio de los cardasianos. Nuestro gobierno era una charada. Pero algo nos mantenía firmes, nuestras convicciones religiosas. No volveríamos a dejar que esto pasara nuevamente. Nuestras mentes escapaban del acoso.

Hacia tres días que habíamos logrado escapar y nuestros perseguidoras tal vez se habían dado por vencidos. La espesa selva quitaba la respiración, el calor era sofocante. Los insectos mordían como un rastipodo bajoriano. Pero el hecho de encontrarnos libres nos animaba. Las torturas habían terminado.

Había logrado hacer una fogata en un claro, ya que el agobiante calor del día daba paso a un frío extremo por las noches. Nuestras vestimentas no eran las adecuadas para soportarlo y el fuego nos calentaba. Alrededor del fuego nos mirábamos los rostros, rostros sufridos por el encierro, por los interrogatorios, por la crueldad. Pero eso no ha hecho que perdiéramos las esperanzas de salir en libertad ni de hacer que nuestro mundo vuelva a ser el de antes. Un mundo de artesanos y artistas, de científicos y trabajadores pacíficos. Pero así es la guerra convierte a los hombres en animales.

Logramos descansar unas horas. Al amanecer la luz de los soles calentaba el follaje provocando una niebla que nos daría unas horas de ventaja. Los rastreadores cardasianos no podían operar en esta niebla. La mas joven de nuestro grupo, una luchadora desde niña, estaba agotada de tanto caminar, le dijimos que siguiera, pero era inútil, su agotamiento no solo se debía a la distancia recorrida, sino también al hambre; No habíamos comido nada en días. Y la provisión de agua que logramos sacar del campo se estaba agotando. Con ella nuestras esperanzas de salir con vida de este hostil planeta.

Los cardasianos nos pisaban los talones, se movían rápido. Al general Baldu Nardo tampoco las fuerzas lo acompañarían, era demasiado viejo para aguantar. Pidió que lo dejáramos abandonado a su suerte, nos negamos, pero era demasiado tarde. Murió pocos minutos después. Estábamos compungidos, el había sido un héroe en mi planeta y ahora había muerto lejos de casa, en un planeta desconocido. Lo dejamos atrás y continuamos nuestro camino. No podíamos darnos el lujo de detenernos, no en ese momento, el caer otra vez en manos cardasianas era conseguir una muerte segura.

La tarde iba entrando cuando nos detuvimos a descansar unos minutos. Todos elevábamos plegarias a los profetas. Pedíamos una salida, una ayuda que no llegaba. Para mal de males, el agua ya se había agotado. Intentamos tomar el agua del rocío, pero el intenso calor la evaporaba con demasiada rapidez y su sabor era tan amargo que provocaba nauseas. No nos dejaríamos morir. Pero nos quedamos dormidos, en un sueño profundo. Demasiado agotados para seguir. Nuestra suerte estaba echada y en mano de los profetas. Después de 10 días de escape no podíamos más. Nos rendimos.

Cuando fuimos rescatados por una patrulla de la resistencia, estábamos inconscientes, todos los cinco sobrevivientes del campo.

Yo soñaba con la comodidad y la tranquilidad de mi hogar, con el amor de mi prometida y los consejos de mi querida bisabuela, Kira Neris.


Promenade
Escultura Capitan Picard
Escultura Capitan Picard
USS Defiant en peltre
USS Defiant en peltre
Enterprise D en peltre
Enterprise D en peltre
Star Trek TOS completa en Bluray
Star Trek TOS completa en Bluray

Web Amigas

Cardassia Primera

uss heracles

Trekkipedia


Recomendamos